viernes, 14 de junio de 2013

El mal o buen trato a los adultos mayores

respiramos palabras
Adulto mayor

Según la Organización Panamericana de la Salud una persona es considerada "mayor" cuando alcanza la edad de 60-65 años, independientemente de su historia clínica y situación particular(1). Puede ser que mantenga un estado de salud optimo, de igual manera ya se considera mayor, por lo tanto las atenciones y el trato especial por parte de las personas más jóvenes debe de estar presente. Ahora si estas personas muestran signos de deterioro, ya sean derivados por una enfermedad  o por su condición de mayores, las atenciones deben ser especiales.

En los medios de transporte público existen asientos destinados especialmente para los discapacitados, embarazadas, con niños en brazos y personas mayores. Observo con estupor como personas jóvenes, que no presentan ningún tipo de enfermedad o impedimento aparente, toman estos sitios y no lo ceden a las personas para quienes han sido reservados. Se hacen las dormidas, se concentran en mirar las pantallas de sus teléfonos móviles o se distraen escuchando música con los audífonos. Veo con tristeza a muchos adultos mayores tratando de sostenerse para no caer o con sus rostros cansados por mantenerse mucho tiempo de pie.
respiramos palabras
Letreros en medios de transporte público

Estos letreros o similares los vemos también en las cajas de pago de los mercados, farmacias y otros comercios, y por supuesto en las entidades bancarias e instituciones públicas y del estado. Siempre buscando darle prioridad a este grupo de personas. Sin embargo, observo como a los adultos mayores se les deja de último en la fila.

Para el mayor caminar por calles y aceras representa una molestia y un esfuerzo, dado el mal estado de las mismas y el poco respeto por parte de los conductores y peatones, no cediéndoles el paso o incitándolos a que  se apresuren, sin tomar en cuenta que por su avanzada edad son lentos.

Puedo seguir nombrando muchas situaciones más en las cuales el adulto mayor no es respetado y hasta en ocasiones es vejado, pero considero que seria una lista de nunca acabar. Lo importante es pensar que estas personas nos necesitan y que debemos ayudarlas, así como ellos nos ayudaron a nosotros antes de ser lo que hoy día son, ancianos. Así que dejo el siguiente mensaje:
"RESPETEMOS Y TRATEMOS CON AMOR A LOS ADULTOS MAYORES, QUE ELLOS SE LO MERECEN".
(1)http://www1.paho.org/spanish/hdp/hdw/genderageingsp.PDF
respiramos palabras